Review: DigiLive 16 de Studiomaster por 03/04/2020

Los mezcladores controlados por tablet no son nada nuevo, pero algunos ingenieros aún desconfían de mezclar sin faders físicos. Te presento a DigiLive.

Los mezcladores digitales controlados por tablet ahora son una parte establecida del sonido en vivo, inclusive en los lugares más pequeños, donde el mixer DigiLive 16 de Studiomaster podría ser una opción muy atractiva, además de atractiva para bandas que no necesitan una gran cantidad de entradas. Este mezclador en particular está diseñado tanto para operación remota (a través de Wi-Fi) como desde el panel frontal, e incluye nueve faders motorizados de largo alcance para ajustar los niveles de canal, bus y master. Una pantalla táctil colorido integral de siete pulgadas opera junto con los controles físicos para acceder y ajustar los parámetros.

Con un tamaño de sólo 350 x 380 x 150 mm y un peso modesto de 5 kg, DigiLive de Studiomaster es una consola de 16 entradas y 16 buses con ocho salidas analógicas (dos principales y otras seis asignables) que le permiten alimentar, por ejemplo, una mezcla estéreo y hasta seis envíos de monitor mono. El recuento de canales se compone de cuatro entradas “combo» XLR/jack de micrófono/línea, ocho entradas XLR sólo para micrófono y dos canales estéreo sólo de línea con entradas jack balanceadas. La grabación y reproducción de audio estéreo está disponible a través de USB directamente a/desde una memoria USB. La descripción del producto en el sitio web de Studiomaster también implica que es compatible con Bluetooth, aunque no pude encontrar ninguna mención de esto en el manual y una búsqueda en las páginas de configuración no reveló nada relacionado con Bluetooth.

 

Tour por el hardware

El mixer, que se inclina hacia arriba en un ángulo cómodo, está formado por paneles de acero con partes de plástico, donde una ranura moldeada en el borde superior permite que una tablet se «estacione» en posición vertical. La alimentación proviene de una fuente de energía de 12 voltios incluida con un conector push-in de estilo de pedal, y también hay un dongle USB Wi-Fi incluido, por lo que no se necesita un router adicional. El mixer está configurado como un punto de acceso Wi-Fi móvil y puede tener una contraseña asignada para evitar intrusos. Seguir las sencillas instrucciones de configuración me puso en funcionamiento de inmediato, una vez que descargué la aplicación gratuita necesaria.

Todos los conectores (excepto el conector para auriculares y uno de los puertos USB) se encuentran en el panel posterior, donde encontrarás las salidas estéreo principales y las seis salidas de bus adicionales en XLR balanceadas. Las entradas están dispuestas a lo largo de la parte superior del panel posterior, donde los dos pares de conectores de canal de línea estéreo se encuentran debajo de las entradas 1 a 4. Además de las salidas analógicas XLR, hay un par de conectores de salida de monitor, salidas de formato digital AES3 y S/PDIF, y una segunda interface USB, donde el puerto USB del panel posterior ya tenía el adaptador de Wi-Fi conectado.

DigiLive se puede controlar a través de tablets iOS o Android que corren la aplicación gratuita DigiLive Remote, o desde su pantalla táctil integrada de siete pulgadas con Android para uso independiente. Tiene una serie de controles físicos «reales», incluidos los nueve faders motorizados de 100 mm; botones de selección, solo y mute arriba de cada fader; y una sección master con un dial de “giro y empuje” para un ajuste de parámetros grueso y fino. También hay botones para seleccionar entre los dos grupos de capas de faders de ocho canales, la capa de bus y los envíos relacionados con el canal seleccionado.

Las ganancias de entrada se ajustan mediante 12 perillas en el borde superior del panel frontal; no hay control de ganancia de entrada remoto. Se pueden configurar hasta ocho buses internos (cuatro mono y cuatro estéreo) para alimentar monitores a través de las salidas analógicas o configurarse como buses de efectos enrutados de nuevo hacia la mezcla estéreo. Los envíos de bus se pueden cambiar individualmente entre la operación pre y post fader. Los efectos incluyen delay, reverberación y modulación esperados, y también hay ecualización de canal completo, así como ecualización gráfica de 15 bandas.

 

Las 16 entradas en el DigiLive están compuestas por 12 canales de micrófono y dos pares de entrada de línea estéreo.

Tiempo de ver la pantalla

La navegación profunda es posible tanto desde la pantalla táctil integral como desde la aplicación para iPad, donde la app muestra paneles de faders en miniatura en la esquina inferior izquierda designados como Entradas 1, Entradas 2 y Bus, donde los mini faders reflejan las posiciones reales de los faders. Estos corresponden a los botones de capa en el panel del mixer. Cambiar capas en un dispositivo no cambia la vista en el otro, por lo que puedes tener dos vistas diferentes abiertas al mismo tiempo.

Al tocar cualquiera de los íconos del panel de mini faders en la pantalla de la app, se accede a la vista de mixer adecuada, donde Bus muestra los ocho faders master de bus: cuatro mono y cuatro estéreo. Al seleccionar un canal o bus tocando en su área de fader, se puede hacer una selección de vista usando las pestañas que se encuentran en la parte superior de la pantalla de la app, donde las opciones son Input Stage, EQ, Delay, Bus Send, Prev y Next (canales). Desactivar la selección de vista te lleva de regreso a la vista de fader. Como se esperaba, la comunicación es bidireccional, por lo que ajustar un fader físico cambia la vista en la pantalla mientras que realizar ajustes en la pantalla, hace que los faders motorizados se muevan. Sin embargo, un comentario aquí es que a veces me encuentro moviendo un fader en pantalla por error, ya que los faders parecen activarse en el momento en que pasas los dedos sobre ellos, a diferencia de otros sistemas que requieren que los selecciones deliberadamente durante medio segundo o algo así antes de que se muevan.

La sección de efectos comprende dos reverberadores, dos efectos de modulación, dos delays y dos ecualizadores gráficos de 15 bandas, donde hay disponibles algunas variaciones en cada tipo de efecto. Por ejemplo, la sección Mod incluye opciones de chorus, flanger, celeste y altavoz giratorio. Estos efectos sólo se pueden implementar a través de puntos de insert en lugar del sistema de envío de efectos preconfigurado más familiar, por lo que si deseas agregar reverberación a más de dos canales, debes configurar un envío de bus estéreo, insertar una un reverberador en el bus, luego rutear ese bus a la mezcla estéreo principal, de la misma manera que lo harías con un DAW.

Hasta que te familiarices con el mixer, hay muchos lugares que pueden dejarte murmurando «¿Por qué no puedo escuchar nada?». El valor predeterminado cuando enciendes el mezclador parece ser que nada se enruta como se esperaba, por lo que las entradas individuales deben tener sus botones LR verificados en la página correspondiente, lo mismo para cualquier bus que desees usar para efectos, e inclusive busqué durante muchos minutos cómo obtener una forma audible de los efectos antes de darme cuenta de que también tienes que tocar el fader del bus en una de las páginas del menú para encender ese bus. Del mismo modo, los auriculares están configurados para monitorear cualquier cosa que esté en solo, por lo que, a menos que presiones el botón de “solo» sobre el fader master, tampoco escucharás nada.

Por el contrario, mi propio Mackie DL1608 tiene dos buses preconfigurados para alimentar el delay y la reverberación integrados para que siempre sepas dónde estás. Por otro lado, con este mixer puedes soltar un efecto de modulación o de delay en un canal en particular sin tener que sacrificar un efecto de envío, ya que los ocho bloques de efectos pueden usarse al mismo tiempo. Sólo puedes insertar un efecto en un punto de insert de canal, pero puedes poner dos en serie en un insert de bus.

Una vez que hayas configurado el mixer de la manera que desees, puedes guardar la configuración del mezclador como una escena con quizás un delay estéreo y un bus de envío de reverb estéreo, más cualquier efectos de insert que puedas necesitar en los canales o la salida principal y en cualquier alimentación de monitor de escenario que puedas necesitar. Las escenas guardadas se pueden copiar para que siempre puedas copiar tu template original para evitar cambios indeseados. Además, el mixer siempre se activa como la última vez que lo dejaste para que tu trabajo de configuración no se pierda.

 

La app DigiLive Remote, disponible para iOS y Android, permite control remoto del mixer.

 

En casi todos los demás mezcladores digitales que probé un ecualizador gráfico ha estado disponible en cada salida, pero aquí sólo obtienes dos y tienes que ejemplificarlos como efectos de insert. Sin embargo, todos los canales y buses están equipados con un ecualizador de cuatro bandas que comprende dos medios paramétricos y filtros shelving de frecuencias altas y bajas de frecuencia variable.

A la izquierda de la pantalla principal de visualización de fader hay un panel de botones de selección de funciones virtuales para la gestión, reproducción, configuración, medición de escenas (una descripción completa del medidor para todos los canales y salidas), efectos (para seleccionar el tipo y hacer ajustes) y grabador (para grabar la salida estéreo a través de USB). Los tres paneles de vista de mini fader se encuentran en la parte inferior de esta sección.

Navegar por los menús es marginalmente más fácil desde la app que desde la pantalla principal, donde la pantalla táctil a veces puede ser un poco insensible, especialmente en los bordes, pero aún así debes mantener tu ingenio, ya que hay muchas páginas y puede tomar un tiempo hasta que te adaptes. Descubrí que la falta de un medio ‘horizontal’ para ver y ajustar los faders de envío de bus es un poco frustrante, y en la página de enrutamiento de bus, una vez que has ruteado un bus a una salida física, parece que no hay forma de cambiar esa salida a ‘sin fuente’ ya que todo lo que puedes hacer es seleccionar otro bus para alimentarla. Tampoco existe un botón de mute de efectos de acceso rápido, y dado que puedes tener tanto efectos de envío de insert de canal como de insert de bus, esto puede generar un poco de pánico entre las canciones. No es tan malo si sólo usas efectos de envío para reverb y delay, ya que puedes seleccionar la capa de bus y luego usar los botones de mute de bus relevantes, pero no hay sustituto para un botón siempre visible que sirva para «matar todo el delay y la reverb”.

Navegando por los canales

Cada fader de canal tiene un medidor de nivel LED de ocho segmentos junto, mientras que en la app y la pantalla integral el medidor tiene una resolución mucho más fina. Si bien la aplicación muestra faders grandes, los propios faders de pantalla del mixer son pequeños para permitir que se muestren otros datos, como mini EQ, gate y pantallas dinámicas, además de cualquier envío de bus en funcionamiento. Eso es suficiente, ya que los faders motorizados te permiten saber qué están haciendo los faders.

En la vista de canal de la aplicación, puedes tocar la pestaña Input Stage después de seleccionar primero un canal para darte acceso a los interruptores de alimentación fantasma, inversión de polaridad, delay y filtro de paso alto. A la derecha de la pantalla, el fader de canal y el fader master de mixer siempre están disponibles. El tiempo de delay de entrada se puede ajustar hasta 200 ms y el filtro de paso alto también es totalmente ajustable. Todos los efectos disponibles para insert también se muestran aquí, pero si intentas insertar uno que ya se ha utilizado, recibirás un mensaje de advertencia, con la opción de robarlo de tu implementación existente o dejar las cosas como están. Una pestaña de EQ to lleva al EQ de cuatro bandas, donde puedes establecer valores tocando y arrastrando puntos en la curva de EQ o seleccionar una banda y usar las perillas.

Al presionar el botón Dynamics aparece una página que muestra tanto un gate como un compresor, cada uno con cuatro controles deslizantes, botones de «on» y un medidor de reducción de ganancia. Bus Send muestra todos los faders de envío de bus para el canal, así como los switches de pre/post selección. Los botones Prev y Next te permiten recorrer los canales sin salir de las pantallas de edición.

Practicidades

Tener faders motorizados en un mixer con un precio tan atractivo como éste es un lindo toque, pero tengo que admitir que descubrí que me tomó un poco de tiempo para acostumbrarme a la interface de usuario, especialmente dado que pierde algunas de las cosas que doy por sentado en mi Mackie DL1608 “que aprendes en cinco minutos”, como la capacidad de ver todos los envíos horizontalmente a través de simples botones de capa, la creación de grupos de mute y fader, y la opción de ocultar canales no utilizados. Es cierto que muchas de las frustraciones de la GUI serán sólo una vez, ya que una vez que hayas configurado el mixer según tus necesidades, la parte de manejo real no es tan difícil, pero si los diseñadores hubieran observado más de cerca cómo lo hacen los demás, estoy seguro de que las cosas podrían haberse simplificado y ciertamente serían más intuitivas.

Las opciones globales adicionales están ocultas en el menú Monitor e incluyen la capacidad de alimentar ruido o tonos de prueba a los buses seleccionados o la salida principal, un control de ajuste de nivel para los auriculares y un modo de solo AFL/PFL conmutable con nivel ajustable. Es posible realizar grabación estéreo de la mezcla directamente en un dispositivo de memoria de formato FAT32 y eso se puede hacer al mismo tiempo que se realiza la reproducción de grabaciones existentes, en caso de que necesites capturar una mezcla que se base en una pista de acompañamiento. Todos los archivos nuevos reciben un nombre de archivo único que incorpora el año y la fecha, y hay una medición simultánea para los archivos grabados y reproducidos. Todos los archivos en el dispositivo se enumeran en el lado derecho de la página, aunque no pude encontrar ninguna forma de eliminar grabaciones no deseadas desde allí.

Calidad

El conjunto de características real no es impresionante y lo mismo ocurre con las especificaciones técnicas, que ofrecen una selección de frecuencias de muestreo de 44,1 o 48 kHz con resolución de 24 bits y procesamiento DSP de punto flotante interno de 40 bits. Con una respuesta en frecuencia que es esencialmente plana hasta 20 kHz, el piso de ruido es comparable a lo que cabría esperar de un mixer analógico decente (entradas de micrófono -126 dB para un canal abierto) y la potencia fantasma es seleccionable por canal. Hay disponible hasta 80 dB de ganancia de micrófono a través del mixer y con un nivel de salida máximo de +18 dBu para todos los buses, debe haber suficiente headroom para manejar la mayoría de los sistemas de altavoces amplificados. Para aquellos preocupados por la latencia, el delay máximo de cualquier entrada a cualquier salida es inferior a 1,8 ms. Tener sólo 12 de las 16 entradas disponibles capaces de aceptar micrófonos puede ser un factor decisivo para algunos, pero debería ser suficiente para una banda de pub típica.

En un nivel subjetivo, los efectos suenan como era de esperar, con algunas opciones de reverberación muy útiles, el EQ ofrece un alcance más que suficiente para cualquier cosa que puedas encontrar, y los niveles de ruido son lo suficientemente bajos como para no ser motivo de preocupación. Tener faders móviles en una consola de este precio también es impresionante.

Tengo algunas preocupaciones sobre aspectos de la interface de usuario, específicamente la falta de un sistema simple de acceso rápido de ‘capas’ para ver y ajustar los envíos de bus a través de los canales en lugar de sólo para el canal seleccionado, y también hacer bypass de efectos rápidamente puede ser complicado si usas tanto los efectos de insert como los de envío de bus. Sin embargo, como con la mayoría de los mixers digitales, el firmware se puede actualizar, así que ¿quién sabe qué podrían traer las futuras actualizaciones?

Tienes que pensar que, si necesitas un pequeño mezclador de sonido en vivo que tenga tanto control remoto por tablet y fader móvil, entonces DigiLive tiene mucho para ofrecerte. Si sólo necesitas control remoto y no te importa tener una interface física, existen opciones viables por menos dinero.

Alternativas

Si no necesitas una superficie de control local, entonces Mackie, Allen & Heath y Behringer ofrecen alternativas viables, mientras que si necesitas controles físicos o una pantalla integrada, entonces consulta a QSC o mira la línea StudioLive de PreSonus.

Pros

-Buena calidad de sonido

-Variedad de efectos decente

-Faders móviles y pantalla táctil incorporada

Contras

-El sistema operativo no es tan intuitivo como podría ser

-Conector de unidad de energía externa no es muy seguro

-Sólo 12 de las 16 entradas pueden aceptar micrófonos

-No tiene ajuste remoto de ganancia de preamplificador

Resumen

Como un mixer con capacidad remota, DigiLive tiene una buena relación calidad-precio, pero no es la única opción disponible en este segmento. Si simplemente deseas control remoto, existen opciones menos costosas que hacen más y lo hacen de manera más simple.

 

*Autor: Paul White, editor jefe de la revista Sound on Sound 

Artículo original aquí. 

Traducción y adaptación de texto: Música & Mercado

image