Opinión: El momento es de acción

Opinión: El momento es de acción

por 23/07/2020

La economía mundial está al borde de un precipicio y, en lugar de tener miedo, depende de nosotros salvarnos. ¡Es momento de acción!

No esperes ninguna solución de los gobiernos, porque las instituciones son frías y no empáticas, y las personas con problemas, con sentimientos y resistencia, son el calor que la humanidad necesita en este momento.

image

Pero es necesario enfatizar que hablo de personas maduras, que no se desesperan y que luchan por sí mismas y por los demás.

Personas con sueños, pero no ilusiones…

La música está hecha de sueños posibles en el esfuerzo personal, recuerdos, aspiraciones, inspiraciones y protestas, como arte, pero como mercado, mueve mucho capital, emplea a muchas personas, da dirección a muchas vidas y parece que la «sociedad» está «sorda» frente a esa verdad.

En esta dirección de análisis, nunca fue un mercado frío e impersonal, ni siquiera en sus fraudes artísticos populares, y mucho menos en el trabajador cotidiano, desde el músico hasta el afinador de piano.

En el mercado de la música, todos estamos bajo la misma premisa, no para vivir, sino para sobrevivir debido al descuido de los «encantos del arte», que mueven una solidez de mercado inmensa.

Depende de nosotros «reinventar la rueda», ya que tendremos que revisar las obviedades dejadas de lado por muchos.

La reestructuración del mercado y el enfoque en la capacitación del futuro consumidor, que en este momento se vuelve difícil e incierto, y el conocimiento de que la virtualización excesiva de los medios no materializa los fines, es evidente, así como también la tercerización de producción en China, por error, debe ser asimilada, aprendida y no repetida, ya que la economía mundial, al depender de un solo país en muchas áreas, pasa a estar en un proceso de «exterminio» del crecimiento de cada economía regional, de cada sistema de producción y generación de empleos, y comienza a practicar una especie de «esquema ponze», de «compro, consumo y vendo, y me engaño pensando que me haré rico», mientras quito de mí y enriquezco a los demás.

La ambición y la avaricia de la ganancia fácil han eludido a muchas personas, y esto ahora debe permanecer en el pasado.

Los sueños y las ilusiones son cosas diferentes, porque los sueños tienen un enfoque alcanzable, con lucha diaria y aprendizaje, mientras que las ilusiones se basan en lo inalcanzable, lo imposible y lo no meritorio.

¿Sabes el método de tener una marca sin hacer nada, a la facilidad del precio más bajo? Ya no es posible.

Ahora es el momento de pedir plazo, pero para dar condiciones de pago, de pedir comprensión, pero también ser comprensivo.

Intentar comparar con crisis anteriores es una tontería, porque nunca ha habido una crisis de esta magnitud, cuya globalización hizo que la situación sea peor.

El mundo sin fronteras con un «salto» entre países es también un paraíso para una pandemia.

Es hora de EVOLUCIÓN, y no necesariamente de PROGRESO, y ambas palabras tienen diferentes pesos y significados.

La fuerza está en cómo resolver, sin teorizar problemas.

El cuestionamiento es un obstáculo, teorizar es ficción, y solo hay una solución en darse tiempo para tener “una visión más tranquila” y decidir qué dirección tomar.

La emoción individual también puede provocar caídas cuando exacerbada por una crisis.

Cuando sientas que perteneces a un «mercado superfluo», recuerda que el tamaño aproximado del negocio del que formas parte fue estimado en tamaño, en sus principales áreas de fabricación de instrumentos en 2018 (cuerdas, teclados, percusión, etc.), en los principales países, como un mercado de 7,5 mil millones de dólares, y que no cubre las áreas de accesorios, audio profesional e iluminación de eventos, y mucho menos abarca todo el movimiento de compra y venta de productos usados, así como la cantidad de personas que viven directa o indirectamente de este entorno, el turismo vinculado a la música, y por lo tanto, en realidad puede ser 10 veces mayor, y pregúntate; ¿somos tan pequeños en la economía mundial?

Para escribir este texto, revisé encuestas con datos de organizaciones de investigación, y descubrí que son estimaciones vagas, inexactas, vistas aproximadas y superficiales, que no pueden ver el tamaño real del gigante que es el mercado de la música, porque incluso para interpretar los datos, falta profundidad y fundamento.

Cuando alguien escucha música, hay una rama del mercado de la música, ya sea en la pista de um videojuego, en el jingle de un político o en la apertura de un programadle TV, no hay silencio, pero hay una ausencia de reconocimiento real de la importancia de la música, que divierte, calma, cura y da empleo, motivación y objetivos.

*Autor: Nelson Junior. Guitarrista, productor, especialista de productos, instructor musical, sideman, actuante en el mercado desde los 13 años de edad, colaborador didáctico de publicaciones musicales y escritor.

image