Logística en el Black Friday: ¿qué será diferente en 2020? por 02/11/2020

Con el Black Friday llegando a final de este mes, los comerciantes deben observar su inventario y revisar la logística. Mira algunos consejos a continuación.

Muchos consumidores ya están preparados, haciendo búsquedas y listas con sus objetos de deseo, comparando precios, pero aún con algunas dudas. Cuando se trata de comprar en tiempos de pandemia, la pregunta principal es: ¿llegará a tiempo? O inclusive: ¿llegará?

image

El Black Friday es muy conocido por los descuentos ofrecidos, que llaman la atención de los consumidores, pero el marketing en muchos países, para esa fecha, todavía sufre con descuentos problemáticos, así como entregas tardías. No quieres ser parte de esa estadística, ¿verdad?

El Black Friday sigue siendo la promoción más esperada del año por minoristas y consumidores, especialmente en el comercio digital.

Otro punto muy importante: para atender esta demanda, se ve cómo la tecnología ha tomado un papel fundamental, desde la atención al cliente hasta el uso de herramientas para el control y almacenamiento de stock, o incluso para la distribución y la gestión total de la entrega.

El control del inventario es de gran importancia en este contexto y la preparación, tanto del stock como de la distribución, debe ser el objetivo del comerciante. Incluso una gestión de rutas eficiente, con posibilidad de optimizar el espacio en camiones y entregas programadas dentro de una planificación eficiente, es fundamental. Después de todo, cuanto más ágil y eficiente sea la rutina de entrega comercial para el distribuidor, más rápido este canal podrá pasar los productos al cliente final, ahora mucho más alineado con el modelo de entrega de consumo.

Para que la experiencia de compra del Black Friday sea realmente positiva para el consumidor, el comerciante también puede subcontratar la logística, lo que puede resultar en un aumento del 60% en la productividad de su e-commerce y, además, puede contribuir a aumentar la competitividad.

Entre las ventajas de la subcontratación de la logística, tenemos la reducción de costos de inventario, así como la empresa que subcontrata puede poner a disposición un menor contingente de sus profesionales en el centro de distribución subcontratado. Además, el comercio contratante puede utilizar el know-how de la empresa contratada, así como obtener una reducción en el precio final del flete y aún así garantizar una mayor seguridad en el cumplimiento de los plazos, minimizando o poniendo a cero el estrés generado en la última milla.

Sabemos que en la entrega de compras, ya sea desde tiendas físicas que empezaron a vender online o desde tiendas puramente de comercio electrónico, el aspecto logístico suele ser el eslabón más frágil de la cadena, ya que de estas entregas dependen la fidelización del cliente, la perspectiva del aumento de las ventas y la consolidación de la marca.

En 2020, principalmente para el Black Friday, dado que esa fecha concentra un volumen importante de ventas de los más diversos productos, la logística debe ser muy bien planificada, para que todo el proceso transcurra de manera que tanto el vendedor como el comprador queden satisfechos.

Las empresas necesitan pensar en el transporte de mercancías de forma racional para agilizar la entrega y entender que no se trata sólo de pensar en la modalidad, ya sea bi, tri o cuadrimodal, sino, sobre todo, cuidar que la agilidad, prontitud y seguridad puedan establecerse como un diferencial para el comercio.

Así, se debe plantear la agilidad mediante convenios con empresas regionales o locales, en el caso de grandes centros, para compartir la gestión del transporte y la entrega.

Otra modalidad disponible es la omnichanel, que se basa en el uso de varios canales por parte de una misma empresa. Con esta modalidad, el consumidor se mueve entre el mundo offline y online de forma natural, ya que existe una total integración entre tiendas físicas, tiendas virtuales y compradores. Así, la compra se puede realizar online y entregar en mostrador. Por ejemplo: el cliente compra un producto online y se le ofrece la alternativa de retirar el producto en el mostrador de la propia tienda, o una tienda asociada para este proyecto de distribución, reduciendo el tiempo de espera y facilitando la verificación de la integridad física del producto, posibilitando cambios inmediatos.

En este último caso, incluso se puede establecer una asociación con la red de transportistas que atiende a ese establecimiento asociado, cuando el mismo no tengo su propia red de entrega o distribución.

En cualquier caso, el vendedor inicial debe estar atento a todo este proceso, para que no surjan problemas o tensiones innecesarias.

El momento es delicado, requiere una planificación cuidadosa y, más que nunca, el cliente debe recibir un trato sumamente atento. Las personas están más vulnerables y todo lo que les concierne debe ser atendido con cuidado, y ahí radica el gran reto de la logística en el Black Friday: no basta sólo con garantizar la entrega del producto, sino con garantizar esta entrega con la certeza de que todos los protocolos de salud y seguridad sanitaria fueron seguidos estrictamente para garantizar la salud, la seguridad y la satisfacción del cliente.

Autora: Alessandra de Paula, coordinadora de los cursos de Logística y Comercio Electrónico y Sistemas Logísticos de la Facultad de Gestión, Comunicación y Negocios del Centro Universitário Internacional Uninter.

image