El drive-in está de regreso y es la mejor chance para nuestra industria

El drive-in está de regreso y es la mejor chance para nuestra industria

por 28/07/2020

El sistema drive-in no es nada nuevo, ya que ha existido durante mucho tiempo, pero fue la pandemia lo que hizo que el formato reapareciera y se presentara como la mejor oportunidad para que la industria del entretenimiento volviera a trabajar.

Todos sabemos cómo ha cambiado la vida desde el comienzo de la pandemia y también cómo la mayoría de los mercados se ha visto afectada por la cuarentena, el distanciamiento social y el miedo a enfermarse.

image

Hasta que alguien recordó el viejo y querido formato drive-in: un espacio lo suficientemente grande como para montar la estructura adecuada para ofrecer entretenimiento al público dentro de sus automóviles. En el pasado sólo eran películas, pero ahora también podemos ver espectáculos de música en vivo.

¿Por qué no? Tenemos que adaptarnos, tenemos que trabajar. Las empresas de renta y los equipos técnicos lo necesitan, los espacios para eventos también.

Foto del show de Jota Quest en San Pablo

Y cada vez vemos más y más: en Brasil han surgido en los últimos meses varios emprendimientos como el Allianz Parque, en San Pablo, que adaptó su espacio para realizar shows en vivo y proyecciones de películas para aproximadamente 250 automóviles, con un máximo de cuatro personas cada uno. En uno de los primeros shows, de la banda Jota Quest, se podía ver, fuera del estadio, a los empleados revisando los boletos de entrada y la temperatura de las personas dentro de los autos. Dentro del estadio, los espacios estaban marcados por barras y al lado de la ventana de cada automóvil, se instalaron altavoces. El escenario, por su lado, no tenía techo para no limitar la visibilidad, lo que era bueno incluso para quienes estacionaron en la última fila, además de una pantalla LED que ayudaba a ver la acción en el escenario.

El Memorial de América Latina, también en San Pablo, inauguró en junio el Belas Artes Drive-in, espacio creado para proyección de películas que el público también puede asistir desde dentro de su propio auto, respetando el aislamiento social.

Todos los espacios siguen estrictamente los protocolos de seguridad y salud determinados para combatir el coronavirus, con reglas de distancia social, higiene, limpieza de ambientes, comunicación y monitoreo. Entre las precauciones obligatorias se encuentran una distancia mínima de 1,5 metros entre personas y automóviles en todos los entornos, un máximo de cuatro ocupantes en el automóvil, pagos a través de app, el requisito de usar máscaras y la medición de temperatura de empleados y clientes.

Para garantizar la distancia, el acceso al audio de la película se obtiene a través de la radio del automóvil, sintonizada a través de FM. También existe la opción de escuchar a través de un teléfono inteligente.

Otra opción también en San Pablo es el Estaiada Drive-In Arena, un proyecto creado por los socios Bob Dannerberg, Fernando Ximenes y Thiago Armentano que se inauguró en junio.

El sitio tiene un área de 5,000 m², donde se pueden estacionar hasta cien autos por sesión. Los lugares se asignan por orden de llegada, y los autos más grandes se estacionan en el fondo, para facilitar una visión general.

En el Petry Arena, en Santa Catarina, sur de Brasil, se están realizando espectáculos en vivo siguiendo el mismo formato. En Río do Janeiro encontramos el Jeunesse Arena en Barra da Tijuca, que se está preparando para presentar no solo películas, sino también espectáculos drive-in.

Cinemex en Guadalajara

En México, la red Cinemex abrió un cine drive-in en el espacio de estacionamiento de Plaza Patria en Guadalajara, equipado con una pantalla inflable gigante.

Ya en Acapulco se espera la apertura del mayor cine drive-in del país, Autocinema Acapulco, parte de la red hotelera Mundo Imperial, con capacidad para hasta 300 carros y una super pantalla de 24m por 14m, donde no sólo se proyectarán películas sino también habrá festivales y otros eventos.

Otro ejemplo en México es el cine drive-in Coyote, que fue inaugurado en 2011, y reabrió en Ciudad de México en junio de este año, siguiendo nuevos protocolos de salubridad, como el uso de máscaras faciales y gel antibacterial de todos los involucrados. La capacidad se limita al 30% y los ingresos deben ser comprados online.

Este formato drive-in surgió en Estados Unidos en 1933 y se expandió a México en la década de 1950, pero pasó por una caída en la década de 1990, pues ya había pasado de moda y la mayoría de estos cines cerro. Como las modas se repiten y todo “lo viejo” vuelve a resurgir, este año el modelo volvió a tomar popularidad debido al coronavirus y el distanciamiento social.

Para tener una idea sólo en Alemania desde el inicio de la pandemia fueron inaugurados 30 nuevos espacios drive-in, inclusive para realizar conciertos y reuniones religiosas. Es lo que nos queda: mirar hacia adelante, adaptarnos y continuar trabajando.

¿Qué te parece? ¿Se está practicando este formato en tu país? ¡Cuéntanos!

image